I agree with Terms and Conditions and I've read
and agree Privacy Policy.

Reservar una visita

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted.

Call us:
646037038

Send an email:
info@www.oceanepsicologos.com

646 037 038
N° Registro Sanitario: 47-C22-0348
¿Es mi relación de pareja una ‘relación sana’?

2 años ago · · Comentarios desactivados en ¿Es mi relación de pareja una ‘relación sana’?

¿Es mi relación de pareja una ‘relación sana’?

Todas las parejas discuten. Es algo común en las relaciones entre personas. Discutir en sí mismo no es negativo, sino un mero intercambio de opiniones, normalmente en desacuerdo. En general, discutiendo podemos lograr enriquecer nuestro entender, nuestra mente.Ahora bien, cuando tales intercambios se acomodan en un tono de voz elevado (gritos), cuando son unidireccionales (no escuchamos), cuando la finalidad de la discusión no es la de avanzar en la pareja sino más bien la de reprochar cuestiones a la otra persona, entonces, se puede decir que la discusión no aporta nada útil a la pareja, no es sana.
Si estas discusiones ocurren a menudo, siempre en esta misma tónica, o incluso creciendo en espiral, convirtiéndose en una dinámica negativa instaurada en la pareja, podemos decir que nuestra relación NO ES SANA.

Sin embargo, este no es el único indicio de una relación poco sana o incluso tóxica. Analicemos entonces los componentes emocionales de los que cualquier relación sana debería constar:

– Amor y afecto: base de una relación sentimental. Sin embargo, sólo con el amor no basta; las relaciones deben construirse día a día con los elementos que mencionamos a continuación.
– Confianza: clave para llegar a respetarnos, apoyarnos, sentirnos libres en nuestras decisiones y emociones. La confianza se consigue en base a la comunicación y a la sinceridad.
– Sinceridad: mentir u ocultar información relevante concerniente a la pareja mermará profundamente la confianza entre ambas personas, pudiendo instaurarse una dinámica negativa de la que más tarde resultará difícil salir. Ahora bien, ser sincero no es equivalente de contar todo a nuestras parejas, dentro de nuestra intimidad personal podemos escoger qué es lo que queremos compartir.
– Autonomía: en una relación de pareja una persona debe sentirse y ser autónoma, es decir, libre para tomar sus decisiones, para tener opinión propia, sentir a su manera, tener sus aficiones, sus proyectos. Autonomía no es equivalente a independencia. En autonomía la persona cuenta con el otro/a, como compañero/a de vida; los casos de dinámicas independientes vienen marcados por connotaciones menos empáticas.
– Respeto: cada pareja establece sus propias normas consensuadas. Deben respetarse para que la confianza se afiance y así configurar la relación como más sana. Aceptar a nuestra pareja con sus virtudes y defectos es una muestra necesaria de respeto.
– Igualdad: hoy en día más que nunca estamos concienciados con la igualdad entre roles en las parejas. Es importante no dar por hecho quién realiza qué tareas o a quién corresponde tal responsabilidad. La sociedad aún nos marca ciertos papeles que debemos reubicar mediante la comunicación.
– Comunicación asertiva: se mencionan claves como la escucha activa y la comprensión empática. Además, debemos tener en cuenta la resolución de conflictos mediante negociaciones y cesiones equitativas.
– Apoyo emocional: valoración de pensamientos, emociones y proyectos del otro.

 

No es tan fácil y evidente cumplir con todo lo anteriormente mencionado. A menudo caemos en dinámicas más tóxicas dentro de una relación de pareja. A continuación, se especifican algunos de los indicadores que nos pudieran dar pistas sobre si nuestra relación de pareja no es tan sana:
– Pocas muestras de amor o afecto
– Desconfianza: celos, controlar el móvil o redes sociales de la otra persona, vigilar sus entradas o salidas de casa, ocultar información, mentir, etc.
– Sentir dependencia emocional
– Sentirse cohibido, con miedo, controlado, presionado, amenazado, obligado a realizar ciertos actos en contra de nuestra voluntad.
– Faltas de respeto: menosprecios, infravalorar sus ideas o emociones, insultos, ridiculizar, culpabilizar, ignorar, chantajear, manipular, etc.
– Sobreprotección hacia o desde el otro/a.
– Discusiones frecuentes irrespetuosas (gritos, insultos, uso de la violencia, menosprecios, etc.).

Es común que a lo largo de las relaciones de pareja se den algunos de los elementos anteriormente mencionados. Entenderse no siempre es fácil. Mantener el equilibrio entre dos personas requiere de constante movimiento y energía por intentar mejorar, comunicándonos de una manera eficaz. Las relaciones se construyen en libertad gracias al amor y al trabajo mutuo.

Tags: Categories: General

María San Miguel

María San Miguel

Vivamus ullamcorper pretium ipsum, id molestie elit dapibus vitae. Vestibulum ut odio id sem ultrices convallis vel id diam.