I agree with Terms and Conditions and I've read
and agree Privacy Policy.

Reservar una visita

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted.

Call us:
646037038

Send an email:
info@www.oceanepsicologos.com

646 037 038
N° Registro Sanitario: 47-C22-0348
Image

Ansiedad

Conflictos internos, Pensamientos intrusivos, fobias, hipocondría, obsesiones-compulsiones, etc.

El concepto de ansiedad es muy extenso. En general, podemos definirla como un estado mental de alerta, inquietud y sensación de inseguridad. Se podría decir que conforma un espectro muy amplio de síntomas, sensaciones, percepciones.  Cada uno tiene una forma muy personal de vivirla y de afrontarla.

¿Por qué tengo ansiedad?

La ansiedad en el mundo moderno está considerada como un conflicto personal desadaptativo; es decir, nos dificulta nuestro día a día, en muchas de las esferas de la vida cotidiana (familiar, social, académica, laboral, etc.). Sin embargo, en nuestros orígenes como seres humanos nos resultaba bastante útil de cara a enfrentarnos a ciertas situaciones de peligro.

Ciertas personas padecen ansiedad debido a que han sufrido algún acontecimiento en su vida que les ha supuesto un punto de inflexión muy relevante en sus vidas (accidentes, rupturas, momentos vitales como la jubilación, etc.). Sin embargo, en muchos casos es origen es inespecífico, fruto de la interrelación de diversos factores (genética, aprendizaje social, estrés, frustraciones e impotencia, etc.).

La autoestima de la persona suele ocupar un papel fundamental tanto en el origen, como en el desarrollo y la afronta del conflicto ansioso que está teniendo lugar.

En todos los casos, la ansiedad conforma un aviso proveniente de la mente hacia la propia persona. Nos indica que algo no va como debería, que es aconsejable parar y reflexionar, quizá realizar algún cambio, y, si es necesario, acudir a ayuda profesional.

Síntomas

A continuación, vamos a identificar algunos síntomas propios de la ansiedad. Algunas personas perciben dos ó tres, otras perciben algunos más.

  • Físicos: Dificultad respiratoria, hiperventilación, mareos, hormigueos, percepción de obstaculización en la garganta, entre otros muchos.
  • Cognitivos: Pensamientos intrusivos (“me va a ocurrir algo”, “me voy a desmayar”, “me estoy volviendo loco/a”), embotamiento mental, sobrepreocupación o rumiación cognitiva (pensamos una y otra vez una misma idea sin llegar a una solución).
  • Psicológicos: Incluso podemos llegar a sentir cierto grado de despersonalización o de irrealidad; algunos pacientes cuentan que parece que no fueran ellos mismos, que no se terminan de reconocer, que parece que todo va muy rápido o como si todo fuese parte de una película.

Tipos

En general, la ansiedad puede manifestarse de forma general a través de algunos síntomas de los anteriormente mencionados, o bien tomar alguna forma concreta como las fobias (incluida la social), las obsesiones-compulsiones o la hipocondría.

La ansiedad está muy ligada a conceptos como angustia y pánico, si bien son conceptos diferentes y es importante distinguirlos.  La angustia puede distinguirse por un síntoma principal: la percepción de “un ladrillo en el pecho”; sentimos que algo nos oprime, incluso puede llegar a generar dolor físico. El pánico es el concepto que se da con menor frecuencia de los tres; suele sobrevenir casi en exclusiva en un momento de crisis puntual y su manifestación principal es la sensación inminente de muerte por parte del afectado.

Podemos padecer ansiedad sin llegar a sufrir crisis. E igualmente, podemos sufrir crisis de ansiedad sin percibir en nuestro día a día una sensación general de ansiedad. También diferenciamos las crisis de angustia y de pánico de las ansiosas.

Conflictos internos, Pensamientos intrusivos, fobias, hipocondría, obsesiones-compulsiones, etc.

El concepto de ansiedad es muy extenso. En general, podemos definirla como un estado mental de alerta, inquietud y sensación de inseguridad. Se podría decir que conforma un espectro muy amplio de síntomas, sensaciones, percepciones.  Cada uno tiene una forma muy personal de vivirla y de afrontarla.

¿Por qué tengo ansiedad?

La ansiedad en el mundo moderno está considerada como un conflicto personal desadaptativo; es decir, nos dificulta nuestro día a día, en muchas de las esferas de la vida cotidiana (familiar, social, académica, laboral, etc.). Sin embargo, en nuestros orígenes como seres humanos nos resultaba bastante útil de cara a enfrentarnos a ciertas situaciones de peligro.

Ciertas personas padecen ansiedad debido a que han sufrido algún acontecimiento en su vida que les ha supuesto un punto de inflexión muy relevante en sus vidas (accidentes, rupturas, momentos vitales como la jubilación, etc.). Sin embargo, en muchos casos es origen es inespecífico, fruto de la interrelación de diversos factores (genética, aprendizaje social, estrés, frustraciones e impotencia, etc.).

La autoestima de la persona suele ocupar un papel fundamental tanto en el origen, como en el desarrollo y la afronta del conflicto ansioso que está teniendo lugar.

En todos los casos, la ansiedad conforma un aviso proveniente de la mente hacia la propia persona. Nos indica que algo no va como debería, que es aconsejable parar y reflexionar, quizá realizar algún cambio, y, si es necesario, acudir a ayuda profesional.

Síntomas

A continuación, vamos a identificar algunos síntomas propios de la ansiedad. Algunas personas perciben dos ó tres, otras perciben algunos más.

  • Físicos: Dificultad respiratoria, hiperventilación, mareos, hormigueos, percepción de obstaculización en la garganta, entre otros muchos.
  • Cognitivos: Pensamientos intrusivos (“me va a ocurrir algo”, “me voy a desmayar”, “me estoy volviendo loco/a”), embotamiento mental, sobrepreocupación o rumiación cognitiva (pensamos una y otra vez una misma idea sin llegar a una solución).
  • Psicológicos: Incluso podemos llegar a sentir cierto grado de despersonalización o de irrealidad; algunos pacientes cuentan que parece que no fueran ellos mismos, que no se terminan de reconocer, que parece que todo va muy rápido o como si todo fuese parte de una película.

Tipos

En general, la ansiedad puede manifestarse de forma general a través de algunos síntomas de los anteriormente mencionados, o bien tomar alguna forma concreta como las fobias (incluida la social), las obsesiones-compulsiones o la hipocondría.

La ansiedad está muy ligada a conceptos como angustia y pánico, si bien son conceptos diferentes y es importante distinguirlos.  La angustia puede distinguirse por un síntoma principal: la percepción de “un ladrillo en el pecho”; sentimos que algo nos oprime, incluso puede llegar a generar dolor físico. El pánico es el concepto que se da con menor frecuencia de los tres; suele sobrevenir casi en exclusiva en un momento de crisis puntual y su manifestación principal es la sensación inminente de muerte por parte del afectado.

Podemos padecer ansiedad sin llegar a sufrir crisis. E igualmente, podemos sufrir crisis de ansiedad sin percibir en nuestro día a día una sensación general de ansiedad. También diferenciamos las crisis de angustia y de pánico de las ansiosas.

TARIFAS

Sesión individual: 50€
Sesión de pareja:60€
Sesión grupal o de familia: 70€

CITA PREVIA​

Teléfono de contacto: 646 037 038
Se atienden también mensajes en el buzón de voz, Sms, WhatsApp o Email.